Mirna de Ciglia, nunca en silencio